miércoles, 11 de octubre de 2017

Cataluña no es Eslovenia

El día 10 de octubre de 2017 pasará a la Historia de Cataluña como el triste día en que su Presidente hizo el ridículo proclamando la Independencia y anunciando inmediatamente que quedaba suspendida temporalmente.

El anuncio de la Independencia se hacía teóricamente como consecuencia del "referéndum de autodeterminación" celebrado el 1 de octubre. Lo cierto es que tal referéndum no existió, ya que había sido declarado ilegal, y lo que se llevó a cabo fue una puesta en escena teatral de una supuesta consulta a la ciudadanía.
Muchas personas votaron, pero sin las mínimas garantías: mesas electorales constituidas a libre albedrío de los organizadores, censo de origen desconocido y que se cambió una hora antes del inicio de las votaciones, libertad de voto en cuantos centros se quisiera, ausencia de junta electoral, recuento de votos en la intimidad y proclamación de resultados por parte interesada.
Con ese "referéndum" se pretende proclamar la Independencia de Cataluña.

 El hecho de que se proclamara y al mismo tiempo se suspendiera, se debió al pánico que sufrió el independentismo por los hechos ocurridos en los días posteriores a la "consulta":
1.- El contundente mensaje del Rey Felipe VI  el día 3 de octubre dejando claro que el Presidente y su Gobierno estaban actuando fuera de la ley. Y que la ley debía de actuar.
2.-La huída masiva de empresas radicadas en Cataluña cambiando su sede social y fiscal fuera de esta comunidad, así como la peregrinación de muchos catalanes a abrir cuentas bancarias fuera de Cataluña por la desconfianza en la Generalitat.
3.- La masiva y pacífica manifestación del 8 de octubre donde más de un millón de personas recorrieron las calles de Barcelona exigiendo el mantenimiento de la Unión con España.
4.- La unanimidad internacional sobre la ilegalidad de la declaración de independencia unilateral.
A la vista de todo ello se tuvo la "brillante" ocurrencia de hacer una independencia  con suspensión (con suspense).
El nacionalismo sobre todo cuando es supremacista (la mayoría de las veces) siempre se cree superior a los demás por lo que pensaron en hacer una "independencia a la eslovena" que dejaría a todo el mundo perplejo.
Veamos que es una "independencia a la eslovena" y la similitud que puede haber con Cataluña

Eslovenia es una pequeña República de algo más de dos millones de habitantes que limita con en el Nordeste de Italia.
Durante la mayor parte de la Edad Moderna y todo el siglo XIX Eslovenia formó parte del Imperio Austro-Húngaro y se mantuvo en él hasta 1918. Con la caída definitiva del Imperio se unió al recién creado Reino de los Servios, Croatas y Eslovenos que cambió su nombre en 1929 por el de reino de Yugoslavia.
Tras el restablecimiento de Yugoslavia, una vez acabada la II Guerra Mundial,  Eslovenia entró a formar parte de la República Federal Socialista de Yugoslavia y se independizó en 1991 en el inicio de las guerras de secesión de Yugoslavia.

Como podemos ver el parecido con Cataluña es inexistente. Mientras Cataluña forma parte de la Monarquía Hispánica al menos desde el siglo XV, Eslovenia estuvo unida a Yugoslavia menos de un siglo.
Veamos como consiguió la independencia.

En la segunda mitad de la década de los 80 del siglo pasado Eslovenia entró en el proceso de la perestroika, impulsado por Mihail Gorbachov, formándose la llamada primavera eslovena en la que prácticamente todos los partidos se unieron por la independencia de la caduca Yugoslavia. Hay que recordar que el líder en Belgrado era Slobodan Milosevic. 
El 23 de diciembre de 1990 se celebró un referéndum por la independencia en el que el 88% de la población votó por la autodeterminación. Seis meses, después el 25 de junio de 1991 el parlamento Esloveno declaró la independencia de Yugoslavia y se procedió a ocupar fronteras y aeropuerto.
En aquella época Yugoslavia no constituía ya una entidad real y cada República tiraba por su lado. El Poder Federal reaccionó débilmente ya que su principal problema era Croacia y el resto de Repúblicas y no llegó a enviar un ejército desde Belgrado.
Los choques entre las fuerzas eslovena (26.000 hombres) con la ayuda de la población civil frente a las serbias (35.000) acabaron decantándose para el lado esloveno en lo que se llamó la guerra de los diez días. En total hubieron 44 muertos y 146 heridos del lado federal y 18 muertos y 182 heridos del lado esloveno además de algunas víctimas civiles.
El 4 de julio de 1991 hubo una mediación europea por parte de Países Bajos, Luxemburgo y Portugal fijando una moratoria de 3 meses para la independencia.
Como Serbia estaba ya empeñada en los distintos conflictos balcánicos,  la moratoria venció el plazo sin que el Poder Federal hiciera nada  y en el plazo de un año la independencia de Eslovenia fue reconocida por la mayoría de las naciones.

En definitiva Eslovenia llegó a la independencia tras una guerra y, sobre todo, porque Yugoslavia estaba en plena descomposición y embarcada en conflictos bélicos entre las distintas Repúblicas por lo que dejó vencer la moratoria dada a Eslovenia.

Como se puede ver no existe absolutamente ninguna correlación entre la situación de Eslovenia y la de Cataluña, a pesar de que el independentismo catalán pretenda comparar los procesos:

Yugoslavia era, en esa época, un Estado ya en descomposición. España es una fuerte democracia.
En Eslovenia más del 88% de la población votó por la independencia. En Cataluña el independentismo está por debajo del 50%.
Se produjo una guerra y muertos. Estamos convencidos que aquí no ocurrirá.
La Comunidad internacional veía con simpatía a Eslovenia frente a la dictadura de Milosevic. En nuestro caso la Comunidad Internacional está con la legalidad española o sea contra la secesión.

La unica similitud existente entre ambos procesos es la creada por la ocurrencia del independentismo catalán,  dando una moratoria en el tiempo a la independencia para que alguien pique el anzuelo. Lo dicho, el supremacismo siempre considera que los demás son menos inteligentes.

Comparar a Eslovenia con Cataluña solo puede hacerse desde una visión fanática y oportunista y apartada de la realidad.

Bibliografía

1.- La fábrica de las fronteras. Guerras de Secesión Yugoslavas 1991-2001. Francisco Veiga. Alianza Editorial.
2.- Quatre Vies per a la independència. Martí Anglada Portic Visions.



lunes, 28 de agosto de 2017

Odio en la manifestación antiterrorista de Barcelona

Lo normal en una manifestación multitudinaria realizada en protesta tras un ataque terrorista es que se exprese la solidaridad con las víctimas y sus familiares y la condena contra los autores del ataque.

No fue esto lo que ocurrió en la manifestación del sábado 26 de agosto convocada como repulsa al salvaje atentado de Las Ramblas de Barcelona del 17 de agosto.
Veamos mi experiencia:

Partimos de Plaza de Cataluña a las 17h, para subir por Paseo de Gracia y poder comenzar la marcha sobre las 18h desde su inicio, tal como estaba convocada.
En el camino de subida por un Paseo de Gracia relativamente lleno, predominaban ampliamente las  personas sin banderas y sin signos externos, habían bastantes personas con banderas independentistas y algunas con banderas españolas (prácticamente ninguna bandera catalana estatuaria). Nos llamó la atención un núcleo importante  con gran concentración de "esteladas" en torno a la Gran Vía.
Habían diversas pancartas aunque muchas todavía sin desplegar. Sí llamaba la atención la profusión de carteles azules, perfectamente construidos en serie, con mensajes que se separaban totalmente de la (teórica) finalidad de la manifestación.

Después de unos cuantos achuchones en la antigua Plaza del Rey Juan Carlos I,  comenzamos la manifestación a las 18h bajando hacia Plaza de Cataluña.
Lo que veíamos y sentíamos en aquel momento fue una parte de la manifestación que ha quedado oculta por los hechos posteriores y por lo que ya estaba ocurriendo paralelamente en la zona de Gran Vía,  con Mariano Rajoy y el Rey Felipe VI.

La primera parte del recorrido (desde el cruce con la Diagonal) parecía una manifestación de verdad, de repulsa al terrorismo. Juntos fuimos avanzando y lo único que se oía eran los aplausos rítmicos que sonaban estruendosos. Aplaudían los que no llevaban bandera (la gran mayoría), los que llevaban la independentista y los que lucían la constitucional. Aplaudía todo el mundo.  Durante unos 400 metros  de recorrido pensamos que estaba triunfando la unidad frente al cruel atentado.
Andábamos y aplaudíamos a la vez, con una clara sensación de complicidad. Distintos símbolos, mismos sentimientos frente al terrorismo ( o al menos eso parecía). Los aplausos seguían siendo rítmicos y atronadores.

A la altura de la Calle Mallorca oímos muchos silbidos y algarabía lo que hizo que nos adelantaramos para ver que pasaba. Por los laterales de Paseo de Gracia se podía bajar con celeridad ya que habían muchos huecos.
A la vez que nos llegaban de lejos las notas del "cant dels ocells" (señal que la manifestación estaba acabando en Plaza de Cataluña), nos acercamos al origen de los pitidos y algarabía.
Un grupo reducido de unas 15-20 personas bajaban con una gran pancarta que proclamaba "España contra el terrorismo. Gracias Majestad". También pequeñas pancartas con "Unidos contra el terrorismo".

Lo que pasaba alrededor era increíble. Un número importante de personas se dedicaba afanosamente a insultar a los portadores de la pancarta incluyendo algún intento de zarandeo. Gritos contra el rey. Gritos contra Rajoy. Gritos contra España. Pitidos. 
Los integrantes del grupo bajaban con toda la dignidad del mundo controlando que no hubieran excesos a su alrededor. Los insultadores, olvidándose de la manifestación, los seguían como las rémoras siguen a los tiburones y se desplazaban con ellos. En este caso, insultando y pitando.

Al llegar al cruce de Plaza de Cataluña con Paseo de Gracia donde la concentración de "esteladas" era más grande, la cosa se complicó: Los insultos arreciaron y se entonó el grito en catalán "Vosotros, fascistas, sois los terroristas". Allí ví verdaderas expresiones de odio. Gente que parecía de los más normal gritaban desaforadas y clamaban que aquello era una provocación. Todo se fue complicando. Peligraba la integridad de los componentes del grupo y pudo pasar de todo hasta que aparecieron los mossos. En aquel momento hubieron carreras  que pillaron a algunas personas de sorpresa con el consiguiente peligro ya que en la zona habían diversas vallas.

Lo cierto es que los mossos dominaron rápidamente la situación. Hicieron un gran círculo impidiendo que la gente se acercara al grupo (En medio del círculo quedó un cámara-seguramente de TV3- que debe tener bonitas imágenes).
En vista de que la gente no se disolvía, los mossos hicieron un perfecto pasillo por el que muy dignamente desfilaron los portadores de las pancartas. Fueron custodiados prácticamente hasta Plaza Urquinaona donde, parapetados tras un autobús (peculiar bolardo), recogieron las pancartas.
Todavía quedó tiempo para que gritaran señalando a los mossos "¡Ésta es nuestra policía!" lo que indignó a los  manifestantes que quedaban en la zona.

He querido comentar y exponer solo lo que ví personalmente.
 Sí quiero dejar constancia de mi indignación y rabia primero y tristeza después, cuando ví en  TV la cobarde encerrona hecha al Jefe del Estado y autoridades elegidas democráticamente, que venían a solidarizarse con Barcelona y fueron insultados y vilipendiados impunemente.

Flaco favor ha hecho el independentismo a Barcelona. La única ciudad que no ha sabido estar a la altura en la manifestación de repulsa al terrorismo y solidaridad a las víctimas. 
Me quedo con los muchos ciudadanos que lo intentamos, aunque lamento que este hecho haya quedado ocultado por el conocido  dominio del show del que siempre hace gala el independentismo.
Los ciudadanos de Barcelona sí han sabido dejar patentes en los improvisados altares de Las Ramblas su solidaridad con las víctimas.
Lamentablemente hubo odio en la manifestación






viernes, 6 de febrero de 2015

Podemos ir a peor

Las concentraciones del 15M de 2011 nos produjeron a muchos una cierta sensación de esperanza al ver como un buen número de jóvenes salían de su ostracismo político y social y se mostraban dispuestos a dar la cara y a asumir retos de renovación social.
Personalmente asistí a alguna reunión en la Puerta del Sol de Madrid y en la Plaza de Cataluña de Barcelona. Se me hizo difícil sacar conclusiones claras sobre la evolución del movimiento dado el desorden organizativo que imperaba. De todas formas era agradable percibir la toma de conciencia social de nuevas generaciones y el repudio a la indiferencia política.
Lamentablemente fue un brindis al sol y la espontaneidad y frescura inicial se fue deformando para transformarse en el tiempo en organizaciones de distinta índole y finalidad.

Dicen que Podemos no es un partido heredero del 15M, pero también es cierto que sin el 15M, Podemos no hubiera sido posible.
El estado de indignación generado el 15M y abonado por los largos años de crisis han sido su campo de cultivo ideal.
Muchos estamos a favor de cambios en nuestra democracia: listas abiertas, circunscripciones únicas, separación real de poderes,.... Todos estamos en contra de la corrupción política. Lo cierto es que la negligencia, prepotencia, abuso de poder y corrupción de muchos políticos en todos los ámbitos de la administración han hecho mucho daño a nuestro sistema democrático.

Los dirigentes de Podemos alzaron la voz en contra de la corrupción y de la casta política. Al mismo tiempo en plena crisis económica dan  soluciones fáciles para problemas de difícil solución. La esperanza para muchos desesperados. Lo cierto es que cuando se demuestra que esas soluciones fáciles no existen, simplemente las cambian sin ningún rubor.

En los últimos tiempos hemos contemplado, perplejos, como esos supuestos adalides de la honradez política se veían señalados por sus actitudes pícaras a la hora de obtener beneficios económicos propios. 
Las relaciones laborales del sr. Errejón con la Universidad de Málaga son del conocimiento de todos y no merece la pena entrar en detalle. Sí lo merece, por ser más reciente y más substancial cuantitativamente la operación Monedero. Este joven de 53 años cobró en 2013  la cantidad de 425.150€ (equivalente al salario de un mileurista durante 30 años) por supuestamente asesorar a Venezuela y otros países latinoamericanos sobre la implantación de una moneda única. Tuvo la genial y pícara idea de no cobrar tamaña cantidad como persona física sino a través de la creación de una empresa unipersonal con el heroico nombre de "Caja de Resistencia motiva 2". Con ello tributó solo una parte de lo que le correspondía.
Ocurre que, a pesar de lo que se diga, en España hay democracia (mejorable, pero democracia). La presión de los medios y también seguramente la del Ministerio, del que afirmó no tener miedo, le han llevado a dar un paso atrás e ingresar religiosamente al fisco 200.000€ (equivalente al salario de un mileurista durante 14 años), por lo que pudiera pasar.
Lamentable espectáculo y clarificador sobre las "ideas sociales" que preconizan.

Dejando a un lado las poco edificantes prácticas citadas a muchos lo que nos llama la atención y nos llena de perplejidad es ese amor que denotan los dirigentes de Podemos a las ideas chavistas. Miguel Otero, director del diario venezolano El Nacional, ha llegado a afirmar que Podemos y el chavismo son la misma cosa. Aterrador.
Con todos los errores, que han sido muchos, hemos sido capaces de transformar España en estos últimos 40 años  en un país equiparable a su entorno europeo. Sufriendo la crisis, el paro y la desigualdad, pero con capacidad para seguir mejorando dentro de nuestro entorno democrático.
Nuestro modelo no puede ser Venezuela, Bolivia o Ecuador. Nuestro modelo debe de ser Alemania, Suecia, Francia..., 
Lamentablemente Podemos ir a peor.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

"Borrados" por el nacionalismo en Eslovenia (Revisado Octubre 2017)

El 10 de octubre de 2017 el presidente del gobierno autonómico de Cataluña, Carlos Puigdemont, en un discurso en el Parlamento regional proclamó unilateralmente la independencia de Cataluña. Lo justificó en base a un simulacro de referéndum ilegal y sin garantías democráticas, realizado el 1 de octubre en que una parte minoritaria de la población  había votado por la secesión.  Abrumado por la masiva fuga de empresas que se estaba produciendo, la multitudinaria manifestación antisecesionista del 8 de octubre y los seguros efectos penales de su decisión ilegal, al mismo tiempo que declaraba la independencia la suspendía durante unas semanas para dar paso a unas teóricas negociaciones y mediaciones.
Con ello se pretendía seguir teóricamente el modelo de como Eslovenia llegó a la independencia.
Independientemente de que los dos casos son antitéticos y los desarrollaré en un post posterior, lo cierto es que pongo en actualidad lo escrito en 2014 sobre lo que ocurrió a muchos eslovenos no nacionalistas tras la declaración de independencia

El nacionalismo siempre tiende a magnificar las características propias de un grupo para diferenciarlo de los demás y obtener un cierto pedigrí para sus miembros. Motivos raciales, lingüísticos, históricos, económicos o incluso por la forma de la nariz, entre otros, se van sucediendo entre aquellos que buscan una diferenciación.
 Importante también haber nacido en una zona concreta.

 Eslovenia es un pequeño país situado al noreste de Italia, perteneciente a la UE y con poco más de 2 millones de habitantes.
 El 25 de junio de 1991 el Parlamento esloveno declaraba la independencia de la República Federal Socialista de Yugoslavia. La guerra con Yugoslavia fue corta (diez días), pero fue el detonante junto con Croacia  del estallido bélico que llevaron a la destrucción de Yugoslavia en medio de un rosario de guerras- 5 en total- a lo largo de los siguientes años.
Sin duda las guerras de secesión yugoslava fueron el acontecimiento trágico más importante en Europa desde la segunda guerra mundial y los europeos vivimos con vergüenza como en nuestro continente tenían lugar las más horripilantes aberraciones a los derechos humanos. Todavía hoy se viven las consecuencias.

En febrero de 1992 a los dos meses escasos de obtener el reconocimiento internacional de su independencia, el gobierno de la flamante República de Eslovenia, ejerciendo la más clásica política nacionalista, decidió eliminar del registro de residentes, mediante un procedimiento secreto y sin informar a los interesados, a todos aquellos que no habían solicitado la ciudadanía eslovena en los seis meses posteriores a la declaración de independencia. Ciudadanos que simplemente habían cambiado de domicilio dentro de su propio país se encontraron de la noche a la mañana como residentes ilegales y borrados de todos los archivos. Automáticamente perdieron el derecho a empleo, pensiones o asistencia médica. Se calcula que unas 25.000 personas quedaron en esa situación.
El asunto trajo de cabeza a la ONU y Amnistía Internacional y fue denunciado por intelectuales eslovenos.

El hecho es de una crueldad refinada. Simplemente el nacionalismo esloveno hizo que miles de ciudadanos dejaran de existir jurídicamente, perdiendo sus documentos y todos los derechos ciudadanos incluyendo el derecho a la educación de sus hijos. Un padre podía inscribir a su hijo al nacer, pero a la hora de poner su nombre simplemente no podía hacerlo ya que para la administración eslovena simplemente no existía. Se trataba de un borrado.
Lo más grave es que esa situación no fue fruto de un calentón nacionalista tras los primeros meses de independencia, sino que ha perdurado a lo largo de los años. Tras las presiones de los organismos internacionales solo en 2003 se consiguió que la Corte Constitucional Eslovena emitiera una sentencia que obligaba al gobierno a enmendar la injusticia y a indemnizar a las víctimas.

El 4 de abril de 2004 se realizó un referéndum para ver si el pueblo estaba de acuerdo con restituir los derechos básicos de las minorías étnicas. El resultado no pudo ser más sorprendente y vergonzante: el 96,05% de los votantes lo hicieron a favor de mantener las discriminaciones y solo un 3,95% a favor de la igualdad. Cierto que solo participó el 31% del electorado, pero que hay que admitir que los no votantes tampoco fueron capaces de dar un paso a favor de sus conciudadanos.
El 18 de diciembre de 2013 se aprobó el acta que regula la compensación por los daños sufridos por los borrados que entró en vigor el 18 de junio de 2014.

Toda una vida perdida no se paga con ningún tipo de compensación económica.

Eslovenia es uno de los países más admirados por el nacionalismo catalán. Su proceso y la preparación para la independencia es el modelo que se sigue actualmente (olvidando que hubo una guerra para conseguirlo)
Hay quién piensa que aquí no puede pasar, pero el nacionalismo se sabe como comienza, pero no como acaba. ¿Deberían de preocuparse los residentes en Cataluña sin pedigrí autóctono?

El nacionalismo al llegar al poder  en las postrimerías del siglo XX  creó los "ciudadanos no ciudadanos" de Letonia, los ciudadanos con "pasaporte gris" de Estonia y los "borrados" de Eslovenia
Todos ellos ciudadanos de segunda clase frente a los de primera con pedigrí nacionalista. Una pena. Un aviso para Cataluña

Bibliografía.- 
1.-La fábrica de las fronteras. Francisco Veiga. Alianza Editorial
2.-Los ciudadanos"borrados" de Eslovenia. El país 12 abril 2004
3.- The erased. www/mnz.gov.si/en/services/the_erased


sábado, 6 de diciembre de 2014

6D en Barcelona. Unionistas desunidos.

Hay fechas emblemáticas en que los partidos, con sus líderes a la cabeza, deberían de aparcar sus legítimos intereses partidistas y ponerse exclusivamente al servicio de la causa común. El 6D, aniversario de la aprobación de la Constitución, es uno de ellos.
No ha ocurrido así este año. Los partidos y asociaciones cívicas que proclaman la defensa de la Constitución y se oponen a la desintegración de España han preferido hacer pequeñas y aísladas escaramuzas y no plantar cara conjuntamente al separatismo.

Societat Civil Catalana, organización que pretende liderar la bandera del antiindependentismo de forma transversal,  realizó un acto con mucho formalismo, en el auditorio Axa de Barcelona el pasado día 4. Parece que el baño de masas del día 12 de octubre les sobrepasó y han preferido no salir a la calle el 6D y celebrar un acto entre cuatro paredes. 
 Dicen que tuvo mérito reunir ese día al constitucionalismo catalán encabezado por la Sra. Camacho y el Sr.Iceta. No estuvo Albert Rivera con "problemas de agenda".
Lo cierto es que SCC nos ha dejado sólos hoy a los que queríamos manifestarnos en la calle el 6D y ha preferido un encuentro con los que algunos llaman la casta. SCC sigue con su cal y su arena: arena en Tarragona el 11S. Cal en Barcelona el 12O. Arena en Barcelona el 6D. Confiemos que lo siguiente vuelva a ser la cal. Necesitamos a una SCC clara y contundente.

Ciudadanos ha estado desaparecida para la población el 6D. Han organizado un acto para consumo interno, en un local de Barcelona, a la misma hora en que otros años se ha celebrado la manifestación del 6D. Si hay un partido que en los últimos años se ha mostrado como un claro defensor de la unidad con España y de la defensa de los derechos lingüísticos en Cataluña, ese es sin duda Ciudadanos. Por eso hoy se les ha echado en falta en la calle. No hemos visto a Albert Rivera en la cabeza de la manifestación por el aniversario de la Constitución y esa es una mala noticia.

El PSC no ha estado ni se le esperaba. Seguramente sí estaban algunos de sus votantes. Demasiado esfuerzo hizo el Sr. Iceta con acercarse al acto del día 4 y dejarse fotografiar con constitucionalistas. Hoy el socialismo no nos ha dejado sólos, porque sus dirigentes nunca han estado con nosotros.

Tampoco ha aparecido el PPC. La calle les ha parecido hoy muy lejana.

UP yD se ha limitado a realizar un mítin en el mismo auditorio que utilizó un par de días antes SCC. También les hemos echado en falta en la calle. No así a ICV que no se sabe muy bien donde está. Incluso han afirmado que el PSC se empequeñece por haberse mezclado con constitucionalistas en el acto de la SCC. Algún día se descubrirá qué es exactamente ICV.

A la hora de la verdad la manifestación del 6D en Barcelona ha dado una pobre imagen.
 Ha sido un acto emotivo y sentido, pero los asistentes no sobrepasaban el millar de personas. No hay que quitar méritos a los convocantes "Movimiento Cívico de España y Cataluña" que han ejecutado una magnífica organización así como a otras entidades incluyendo al partido Vox.
El hecho de que ningún partido catalán ni tampoco SCC apoyaran la concentración era garantía de fracaso numérico. Este hecho entra en el debe de todos ellos. 
Es hora de dar la cara y no de celebrar actos en salas con aforos reducidos para poder decir que se han tenido que utilizar salas adyacentes. Ese tiempo ha pasado.

Por mi relación con simpatizantes de Ciudadanos, SCC, PP y UPy D estoy convencido que muchos habrán lamentado hoy no estar con los que en la Plaza de Sant Jaume hemos oído el himno nacional español, mientras ondeaban al viento banderas catalanas y españolas. Ellos se habrán sentidos melancólicos ante las imágenes y nosotros nos hemos sentidos solos. Pero nosotros estábamos en el lugar en que se debía de estar el 6D.

No será con la desunión de los partidos y entidades unionistas que se conseguirá parar el proceso secesionista catalán
Están muy bien las tácticas de partido y los controles de imagen, pero debe prevalecer la estrategia global para conseguir el objetivo común. De no ser así le estamos dando todas las ventajas al independentismo.
 E-noticies titulaba esta tarde "pinchazo del españolismo". Una pena.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Y ¿Por qué no, un referéndum sobre Cataluña?

Todavía tenemos frescas en la retina las imágenes de la fraudulenta consulta realizada el 9 de noviembre en Cataluña: celebrada a pesar de estar suspendida por el tribunal constitucional, ilegal por definición y sin ninguna garantía democrática. Somos muchos los que hemos sentido vergüenza ajena ante el triste espectáculo.
 A muchos nos será difícil olvidar la patética imagen del líder de los independentistas, Sr Junqueras, enfrascado en el recuento de votos en una mesa organizada en el pueblo del que es alcalde. No merece  la pena insistir en la nula validez de una votación en que todo el control, incluso la comunicación de los resultados, la ha hecho solo la parte interesada en el sí a la independencia. Las anécdotas, más o menos jocosas, invaden las redes sociales.
En los referéndum realizados por el franquismo tampoco había oposición y también ellos eran los únicos que contaban y comunicaban los resultados.

Hay que reconocer que, a la hora de dar cifras, no se les ha ido la mano e, incluso llama la atención, que los números no hayan sido más espectaculares. Según afirman los organizadores, los supuestos resultados indican que menos de 2 millones de personas son favorables a la independencia. Normalmente en las manifestaciones  la organización siempre dobla la cifra de los participantes reales. Desconozco como han actuado el 9N  la ANC y la Generalitat aunque lo supongo por experiencias anteriores.
Lo cierto es que hayan sido 1-1,5 o 2 los millones de personas que han votado a favor, son una parte importante del pueblo catalán y merece la pena tenerlos en cuenta. Lo que no admite ninguna duda es que la mayor parte de los catalanes no hemos secundado la fraudulenta consulta y hemos dejado claro donde está la mayoría, que tristemente sigue siendo silenciosa.

Y aquí llega mi propuesta Sr Mariano Rajoy y Sr Pedro Sánchez y responsables de los demás partidos. Dicen unos "hay que cumplir la constitución", dicen otros " hay que reformar la constitución" y otros "los catalanes deben tener el derecho a decidir". Pues bien seguramente ha llegado la hora de que todos los españoles ejerzamos nuestro derecho a opinar.  Es hora de dar la voz al pueblo. Es hora de que no nos roben nuestros pensamientos. Es hora de que las minorías no manipulen a las mayorías. Es hora de hacer un referéndum en toda España para consultar sobre el llamado por algunos "problema catalán".
Todos los españoles, incluídos lógicamente los catalanes, tenemos derecho a ser consultados sobre una problemática de gran trascendencia para el Estado.
Dice el art. 1.2 de nuestra constitución "La soberanía nacional reside en el pueblo español."
Y el art.92 "Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo por todos los ciudadanos."
La pregunta puede ser tan sencilla como "¿Considera ud. que Cataluña debe separarse del Estado español?

Estoy planteando algo no fácil, pero que puede solucionar durante años la problemática actual.
Posiblemente el independentismo se mostrará contrario a este referéndum, que tendrá lógicamente valor consultivo solo a nivel nacional, y proclamará la abstención, con lo cual todo el mundo verá que cuando se ofrece un referéndum de verdad no lo aceptan.  Independientemente de ello siempre tendremos los resultados de una consulta legal en Cataluña. Todos los países occidentales con constituciones como la nuestra entenderán el sentido democrático de la votación. 
Puede ocurrir también que el independentismo lo acepte y lo quiera manipular para demostrar que Cataluña quiere ser independiente. Nada cambiaría sobre la situación actual donde utilizan sus propios datos para afirmar que el 80% de catalanes quieren la independencia. Y muchos medios internacionales los aceptan como reales.

Para llevar a cabo este referéndum debería cambiar drásticamente la actitud de los partidos y del gobierno y hacer una magnífica campaña en toda España, pero especialmente en Cataluña sobre lo que representaría para esta comunidad la independencia: salida de la UE, desindustrialización por fuga de empresas, incertidumbre sobre el pago de pensiones, fuga de capitales incluyendo cuentas bancarias, subidas de tarifas telefónicas móviles por salida de la UE, caída de exportaciones, caída del turismo,... en fin la miseria económica y social para toda una generación de catalanes y un futuro más incierto para las siguientes.

El riesgo del referéndum sería mínimo por ser consultivo y realizado en toda España, pero podría tener, y estoy seguro que lo tendría, un efecto beneficioso determinante: demostrar que Cataluña no está por la independencia. 
Nos permitiría opinar a ese 70% de catalanes que no nos hemos sumado a la iniciativa fraudulenta de la ANC y permitiría sobre todo explicar de verdad a los votantes del Si-Si las consecuencias reales de la secesión. Nadie lo ha hecho hasta ahora en Cataluña. Solo se han oído voces de supuestos viajes a Itaca donde espera el paraíso terrenal.

Va siendo hora de no utilizar a Cataluña para fines exclusivamente partidistas en función de los réditos electorales de PP y PSOE. Va siendo hora de ser valientes y de que España demuestre que quiere a Cataluña como parte integrante que es y que Cataluña diga alto y claro que su lugar está en España.
Por ello ¿Porqué no, un referéndum sobre Cataluña?



domingo, 12 de octubre de 2014

12 de octubre en Barcelona. Más luces que sombras

Dice la Guardia Urbana que hemos sido 38.000 las personas que nos hemos reunido en la Plaza de Cataluña de Barcelona para conmemorar la fiesta Nacional de España y para mandar un mensaje contra la consulta-trampa del 9 de noviembre y contra el independentismo. El hecho de que la alcaldía de Barcelona esté en manos de un neo-independentista nos hace poner en duda esta estimación numérica, pero no es ese el objetivo de este escrito.

Lo cierto es que ha sido un acto multitudinario y multicolor. Alegre y entrañable. Se ha clamado por la unión frente a la desunión. Contra las nuevas fronteras y  el mantenimiento de Cataluña en la nación española.
El acto ha sido organizado por la Societat Civil Catalana (SCC) y apoyado por distintas organizaciones cívicas incluyendo los partidos C¨s, PP y UPyD.

En nuestra reflexión anterior, al narrar el acto celebrado el 11 de septiembre en Tarragona organizado también por SCC, comentábamos la existencia de algunas sombras en su organización. Poníamos en evidencia la excesiva catalanización del evento y la falta de presencia del castellano en los discursos principales. Debo confesar que me pasó por la cabeza que la SCC estuviera dirigida a debilitar los incipientes movimientos pro-españoles, nacidos en Cataluña frente al independentismo oficial, con la intención de desactivarlos.
Los ocurrido hoy en Barcelona en principio disipa mis dudas. Tanto el fondo de los mensajes como la forma de los mismos por parte de los dirigentes de SCC han dejado claro su compromiso con Cataluña, con España, con el catalán y con el castellano.

El señor Joaquim Coll, vicepresidente de SCC, me produjo una profunda decepción el 11S. Hoy ha admitido que era la primera vez que venía a una manifestación del 12O. Incluso ha reconocido que hace algún tiempo le hubiera parecido impensable. No cabe duda de que ha habido una cierta neo-conversión a un catalanismo hispanista. Bienvenido. Lo cierto es que imbuído por el magnífico ambiente que se respiraba en la Plaza su mensaje ha sido claro, contundente y quiero creer que sincero.

Decía en mi anterior reflexión que en Tarragona nos quedamos sin saber si el señor JR Bosch, presidente de SCC, conocía el castellano. Hoy en Barcelona hemos podido comprobar que lo conoce y que puede enviar magníficos mensajes en los dos idiomas principales de Cataluña. Sin duda ha sido el mejor orador y su idea de que hoy Barcelona era la capital sentimental de España ha tenido una gran aprobación.
El acto ha acabado bajo los acordes del himno nacional español. Hay quién ha criticado que no sonara el himno catalán. Podría haber sonado y hubiera sido bien recibido.

Ha sido buena idea incluir en los discursos a personas de diversos ámbitos sociales y de organizaciones con distintas finalidades como el conseguir la enseñanza bilingüe. 
Como pequeña sombra a una mañana diáfana comentar solo que me ha parecido  excesiva la acaparación total del acto por la SCC. Cierto que eran los organizadores, pero también es cierto que varios partidos políticos le han dado claro soporte.

Tenemos pocas oportunidades de ver a los partidos constitucionalistas juntos. Precisamente el independentismo basa su fuerza en la imagen de unión entre ERC, CiU, CUP, ICV y el revoloteo de PSC.
 Nos hubiera gustado un corto mensaje de Albert Rivera, Alicia Sánchez Camacho y Ramón de Veciana por parte de C´s, PP y UPyD. Su papel debería de ser más amplio que el de simples invitados de piedra. Al fin y al cabo son nuestros representantes y los que deben de impulsar, en las sedes oportunas, nuestras reclamaciones.

Lamentable una vez más la ausencia del PSC a nivel oficial. Deplorable.
 El Sr Iceta ha demostrado que no se puede contar con él y su partido para construir una Cataluña grande dentro de España. Tenemos una izquierda en Cataluña que no es capaz de decir "no" a los caprichos del nacionalismo. Una pena.

En fín un día magnífico con muchas luces y pequeñas sombras.

viernes, 12 de septiembre de 2014

11 de Septiembre en Tarragona. Luces y sombras.

Celebrar el 11 de septiembre en Tarragona bajo el lema "Recuperem el seny. Recuperem la senyera" ha sido una idea de "Societat Civil Catalana (SCC)" que muchos hemos apoyado desde las redes sociales y algunos hemos asistido personalmente.
Toda iniciativa para demostrar que no todo el mundo en Cataluña es fiel y sumiso seguidor de las consignas de la ANC es bienvenida. Hay otros catalanes que no necesitan que alguien les marque el punto donde deben de estar situados para hacer una bonita foto en una concentración. Manifestarse es otra cosa.

El acto de Tarragona no fue un acto multitudinario. Quedarse satisfecho con la asistencia de 4.000 a 7.000 personas es marcarse unos objetivos muy bajos. De todas formas es un peldaño más en esa escalera que hemos de subir para demostrar al resto de Cataluña, de España y del mundo que somos muchos los catalanes que no estamos sometidos a la voluntad independentista de nuestro gobierno local. Y que no nos quedaremos de brazos cruzados viendo como nos roban nuestra nacionalidad y como nos hacen extranjeros en la tierra donde hemos nacido y/o vivimos.

En conjunto me siento identificado con el programa preparado por los organizadores para el acto de Tarragona. Sin embargo no puedo dejar de poner en evidencia luces y sombras en su puesta en escena.
El anfiteatro de Tarragona se fue llenando mientras una inmensa  senyera, la bandera estatutaria de nuestra comunidad autónoma, era transportada por decenas de personas a lo largo de la Rambla Vella.
Las banderas catalanas y españolas  ondeaban en el milenario anfiteatro cuando apareció en la arena la enorme senyera.
Hasta aquí, magnífico. El lugar pequeño, pero inigualable, símbolo de Tarraco,  capital de la Tarraconensis, la principal provincia de la Hispania romana. De momento todo luces, pero aparece una sombra. 

Toma la palabra el señor Joaquim Coll, vicepresidente primero de SCC. Su discurso correcto en el fondo no lo fue tanto, desde mi punto de vista, en la forma. Ni una sola palabra en castellano. El idioma de una buena parte de los catalanes que estábamos en el anfiteatro fue totalmente olvidado, no sé si deliberadamente o no. Una pena.
 Se puede loar a la bandera, que debería de ser de todos los catalanes, también en castellano. Las banderas no tienen idioma, las personas sí. Entoné, como el resto, el "Cant de la Senyera", pero con una cierta amargura, un cierto regusto a algo conocido que esperaba no encontrar aquí.
 Solo al final una palabra en español, el clásico "¡Visca Cataluña¡¡Viva España¡, pero sinceramente me sonó más al grito obligado por el que tienen que pasar los jugadores del Barça, en los discursos tras la consecución de un trofeo, que a algo espontáneo.

Ya en la plaza del circo romano en el escenario dispuesto para el evento siguieron los discursos.
Habló en primer lugar la señora Susana Beltrán, vicepresidenta tercera de SCC. Su discurso íntegramente en castellano fue sobre todo voluntarista y para entusiasmar . Nada que objetar. Quizás, podría haber hecho una parte en catalán.

En el cierre el plato fuerte, el presidente de la SCC señor Josep Ramón Bosch. Excelente orador, magníficamente estructurado, ideas claras, contundente, motivador..., pero nos quedamos con las ganas de saber si conocía el castellano. Discurso íntegramente en catalán, sin ninguna concesión. Comentaba el señor Bosch (traduzco del catalán)  "Recuperar el seny y la senyera es recuperar la Cataluña que se expresa en catalán, español o aranés, lenguas que han de ser queridas sin imposiciones y sin prohibiciones".
El movimiento se demuestra andando. Desde mi punto de vista el presidente de la autodenominada SCC no se puede dirigir a un auditorio que reivindica el bilingüismo solo en una de las lenguas propias. Y no me digan que "hoy no tocaba" porque eso lo hemos oído demasiadas veces.
La sociedad civil catalana es bilingüe y si se escenifica por parte de la SCC una sumisión a los de siempre, muchos no nos sentiremos representados.

El acto concluyó con una magnífica mini-historia de Cataluña proyectada en la muralla y unos fuegos artificiales de excelente ejecución. La estética perfecta.

Exponer las sombras filtradas en un acto lleno de luces creo que es mi obligación. La crítica en sí no es mala. De los errores (si se interpreta que los ha habido) se aprende.
 Seguiré asistiendo a los actos de SCC, porque creo que el fondo es bueno, pero estaré muy atento a su evolución y daré siempre mi opinión, porque la forma también es importante.
Enhorabuena señores de la SCC por organizar el 11 de septiembre en Tarragona, pero analicen si entre las luces se coló alguna sombra. 

domingo, 24 de agosto de 2014

Tiempos difíciles en Cataluña (Revisado julio 2017)

La radicalización de posturas por el secesionismo y el incremento de la agresividad verbal e iconográfica auguran tiempos difíciles para Cataluña.
En general el proceso pro-independentista está siendo un proceso pacífico. Ha contribuído a ello el gran interés de sus conductores en dar una imagen pacífica ante el resto del mundo así como la forma de actuar de la mayor parte de sus seguidores. Fundamental también las reacciones mesuradas de  la ciudadanía catalana no independentista, así como la del resto de España, que se ha manifestado con prudencia ante deformaciones históricas y afirmaciones difamatorias como el "España nos roba".
Lamentablemente, van apareciendo signos que debilitan esa trayectoria pacífica.

Ya a principios de 2014 nos sorprendimos con la aparición de una web autoproclamada partido político de nombre "Nova Terra Lliure" que se decía heredera de la organización terrorista "Terra Lliure". Su lema. "Pueblo armado, pueblo respetado"."Salgamos a cazar españolitos...", decían,"... y entonces se darán cuenta de que no tienen más remedio que dejarnos hacer la consulta". Afortunadamente a mediados de ese año el Parlament aprobó una propuesta de resolución del PP catalán por la que se condenaban este tipo de mensajes antidemocráticos y violentos. Previamente Nova Terra Lliure anunció su disolución como partido político.
Una muestra de lo que puede pasar.

También en 2014, durante las fiestas de Cardedeu (Barcelona), un concejal del PP sufrió la simulación de su fusilamiento por un grupo de trabucaires  (figura que evoca a los bandoleros catalanes del siglo XIX). Según el comunicado del PP local un grupo de una decena de personas se posicionaron delante del domicilio particular del concejal y uno de los miembros ordenó formar, simulando un fusilamiento, al tiempo que gritaba: "¡Fuego primera fila, fuego segunda fila, fuego a discreción¡ El espectáculo se prolongó durante 15 minutos. 
Se da la circunstancia de que el citado concejal tuvo un papel protagonista en la retirada de la estelada gigante que recibía a los visitantes de Cardedeu.
Nuestra Historia reciente nos recuerda a donde conduce la incitación al odio entre vecinos.

En su constante intento de rodear al nacionalismo de estética propia, en el Museo de Historia de Cataluña se presentó una nueva bandera promovida por la Fundación Reixida que pretende conmemorar la resistencia de Barcelona en 1714. Se trata de una bandera negra,  que con un aspa quiere representar la "V" de votar  y la "V" de victoria, alegando que recuerda al estandarte de Santa Eulalia utilizado en el siglo XVII y por otra parte rindiendo tributo a la ANC, verdadero gobierno en la sombra del principado. La permisividad histórica alcanza su apogeo al colocar una "estrella" como la superpuesta a la bandera estatuaria de Cataluña, para que se identifique con los actuales planteamientos independentistas. 
La bandera negra suele estar asociada a extremismo. Asusta ver las imágenes actuales de combatientes del yihadismo musulmán o antiguas imágenes de algunos grupos de las antiguas SS hitlerianas portando estandartes de ese color. 
No se puede jugar con fuego.

No me voy a referir aquí, por ser ampliamente conocidos, a los planes de la ANC para disponer de un ejército propio en Cataluña o de ocupar rápidamente los aeropuertos y puertos en caso de declaración de independencia. 

Espectacular y decepcionante ha sido la irrupción de Lluis Llach amenazando claramente a los funcionarios. En una reunión promovida por Omnium Cultural en marzo de 2017, afirmaba: En el momento que tengamos la ley de transitoriedad jurídica, ello obligará a todos los funcionarios que viven y trabajan en Cataluña. El que no lo cumpla será sancionado. Se lo tendrán que pensar muy bien. No digo que sea fácil, al revés, muchos de ellos sufrirán. Porque dentro de los Mossos d´Escuadra hay sectores que son muy contrarios.
Una pena que el hombre con el que cantábamos "La Estaca", pensando que clamábamos contra una dictadura utilice ahora la amenaza como una "estaca" de sufrimiento de los funcionarios que sigan la ley constitucional.

No me voy a extender aquí sobre los numerosos ataques a sedes del PP y de Ciudadanos en Barcelona, Hospitalet, Lérida,...algo que ha ido aumentando en los últimos años.

Creo que, a pesar de todo,  hay un sentir generalizado tanto en independentistas como en los contrarios a la independencia de que no va a aparecer la violencia, de una forma global,  pero lo que está claro es que el futuro está por escribir y que se debe de ser muy cauto cuando hay en juego tantos intereses y tantos sentimientos. 
 De ahí viene mi actual reflexión sobre la aparición de determinados signos, que se unirían a otros como el comentado  vandalismo en la sede de algunos partidos y carpas informativas de la SCC que son verdaderas señales de alarma. La radicalización es fatal para la evolución de los procesos.

¿Alguién se imaginaba en la Yugoslavia de 1990 que con las peticiones de secesión de Eslovenia y Croacia se iniciaba un proceso de guerras en los Balcanes que llevaría a los 200.000 muertos y más de un millón de desplazados y que conduciría a horribles y sangrientas matanzas entre conciudadanos? 

Insisto en que estoy plenamente convencido de que la situación de Cataluña es absolutamente diferente y de que entre todos seremos capaces de mantener la situación actual sin la aparición de violencia física global, pero todos los responsables políticos, culturales y sociales deben de ser los primeros en hacerlo y no poner en marcha manifestaciones o proclamas que puedan confundir a la población.

Nuestro reto es superar estos tiempos difíciles en Cataluña y para ello hemos de poner lo mejor de nosotros mismos.     

Bibliografía

1.- Lá fábrica de las fronteras. Francisco Veiga, Alianza Editorial 2011
2.- El Confidencial. Edición digital. 3 marzo
3.- El mundo. Edición digital. 23 agosto 2014
4.- E Noticies 18 julio 2014 y 21 agosto 2014
5.- OK diario. Edición digital. 3-11-2016
6.- El mundo. Edición digital. 27-3-2017
7.- El periódico. Edición digital. 24-4-2017

sábado, 14 de junio de 2014

En España, ¿Monarquía ó República?

Si hubiera debido responder a esta pregunta hace unos cuantos años, cuando la policía franquista cortaba cualquier libertad de expresión y nuestra extrema juventud impregnaba de una supuesta libertad infinita las lejanas noticias sobre la segunda República, la respuesta hubiera sido un sí categórico a la República.
Sin embargo la huella enriquecedora del tiempo, la vivencia en directo de multitud de situaciones, las cambiantes motivaciones políticas de las diferentes etapas, me llevan ahora a una respuesta mucho más meditada y con un mayor conocimiento del entorno en que vivo.

Antes de entrar en más razonamientos debo dejar claro que pienso firmemente que nuestro sistema político necesita cambios profundos. Estoy absolutamente en contra de la nula separación de poderes legislativos, ejecutivos y judiciales existente en la actualidad; estoy en contra de un sistema de partidos cerrados que se autoalimentan desde las bases y producen especímenes que llegan a las más altas jerarquías del poder sin tener capacidades ni aptitudes para ello; estoy en contra de las listas cerradas donde pocas personas deciden quienes van a formar el aparato del poder en los siguientes años; estoy en contra de las macroestructuras estatales que solo sirven para mantener las reservas de voto y coartar las libertades individuales; estoy en contra del sistema actual que permite un corporativismo entre los políticos de tal forma que verdaderos truhanes y estafadores campan a sus anchas y en todo caso reciben, excepcionalmente, los más mínimos castigos; estoy en contra de éstas y muchas más cosas, pero éste no es el verdadero motivo de mi reflexión actual.

¿Acaso si nos convirtiéramos actualmente en una República parlamentaria seríamos muy distintos de la actual Monarquía parlamentaria?. Evidentemente, no. Se deberían de cambiar las leyes y eso se puede y se debe hacer también desde una Monarquía parlamentaria.
La gran diferencia es que el Jefe del Estado sería elegido periódicamente por el pueblo. Suena bien, pero hay que tener en cuenta cuales son las verdaderas atribuciones del personaje. Actualmente  lo que dice el artículo 56 de la Constitución es : "El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes."
Cuando en el artículo 62 vemos sus atribuciones queda claro que toda su iniciativa viene a través de lo que disponen las Cortes y el presidente del Gobierno. El rey reina, pero no gobierna.


Aquí viene la parte más significativa de mi reflexión. Si la principal función del Rey es la más alta representación del Estado Español es muy difícil encontrar a alguién que lo pueda hacer con más profesionalidad que una Monarquía que se dedica exclusivamente a ello.  Desde su nacimiento el futuro monarca está dirigido hacia la representación: Conocimiento de idiomas, relaciones diplomáticas, experiencia con otros monarcas y jefes de Estado, conocimiento de las estructuras del Estado y, sobre todo, algo que va inherente a la persona,  la continuación de una tradición histórica que se remonta muy por encima de los 500 años y que abre muchas puertas. Puede que a muchos no les guste, pero es así. Desde mi punto de vista es  mucho mejor tener a un profesional de la representación, que además tiene un reconocimiento ante el resto de Jefes de Estado del mundo, que alguién que va cambiando cada cuatro u ocho años y comienza siempre desde cero. Quede claro que hablo de un monarca que no decide sino que solamente ayuda a realizar lo que le dice el Gobierno, como el mejor funcionario-vendedor ante el exterior. 

Lo comentado anteriormente queda reforzado por el hecho de que en una República podrían haber sido jefes de Estado personajes como Felipe González, Aznar, Zapatero, Rajoy, Montilla, Más, .... Alguno de ellos difícilmente dominan el castellano y varios no alcanzarían el "first certificate" de inglés. ¿Realmente mejoraríamos mucho? El desconocimiento de idiomas es un escollo insalvable en muchas situaciones de relaciones internacionales. La capacidad de desenvolvimiento frente a otros Jefes de Estado es fundamental. Solo recordar la soledad de alguno de nuestros presidentes en las reuniones de la Unión europea.
Incluso en momentos como los actuales donde desde Cataluña se reclaman supuestos derechos identitarios, la figura del Monarca como continuador de las más rancias tradiciones es extremadamente útil. A fin de cuentas como Conde de Barcelona enlaza la tradición de los condados catalanes con la actualidad.

Entre República parlamentaria y Monarquía parlamentaria, cuando la única diferencia es como se elige el Jefe de Estado, me decanto claramente por la Monarquía parlamentaria. Evidentemente la soberanía está en el pueblo y ante un Monarca que no cumpla las expectativas, el pueblo debe tomar la última decisión.

sábado, 31 de mayo de 2014

1808. Orgullo catalán-Orgullo español

El independentismo catalán decidió ya hace tiempo concentrar los sentimientos nacionalistas en unos hechos y en una fecha concreta, el 11 de septiembre de 1714. La usa en todo tipo de reivindicaciones, eventos, fútbol, camisetas.... Es la Diada de Cataluña. A través de ella se conmemora la caída de Barcelona en la guerra de Sucesión a la Corona de España. Tengo un post en este blog dedicado a tal acontecimiento, por lo que no me voy a extender.

Es llamativo que el nacionalismo pasa de puntillas o huye despavorido ante lo que ocurrió en Cataluña en 1808. Prueba de ello es que el segundo centenario (2008) pasó absolutamente desapercibido para la Generalitat. Sin embargo en Junio de 1808 se escribieron páginas muy brillantes de la Historia en la que los catalanes actuaron con valor, orgullo, inteligencia y solidaridad con el resto del pueblo español.
Napoleón dominaba la monarquía hispana en 1808 y su ejército pretendía controlar todo el país. El 2 de mayo de ese año las clases populares de Madrid habían protagonizado un heroíco levantamiento contra el invasor que fue duramente reprimido, pero que encendió la mecha que demostraba a los españoles que no estaba escrito en ningún sitio que la sumisión al francés fuera irreversible.

En Manresa, corazón de Cataluña, el 2 de junio de 1808, un mes después del 2 de mayo madrileño, ocurrió un hecho que no por poco conocido es menos extraordinario. El pueblo manresano  plantó cara al invasor francés, ocupó la plaza principal y se apoderó del llamado "papel resellado", lo quemó y expandió las cenizas. A continuación enarboló el estandarte real, y con la escarapela nacional se dispuso a hacer frente al invasor. El "papel resellado" consistía en un sello que el invasor francés colocaba sobre los papeles oficiales del rey Carlos IV intentando demostrar su superioridad sobre el monarca.
Quemarlo suponía no aceptar la supremacía francesa sobre las tradiciones españolas. Todo un ejemplo de defensa del rey español  por los manresanos.

El día 5 de junio una columna de unos 3.800 hombres comandada por el general francés Schwartz, avanzaba por Martorell seguramente para castigar la audacia de los manresanos. Cuando llegaron a los alrededores de la zona llamada del Bruc, los primeros paisanos locales les hicieron frente,  ganando el tiempo suficiente para que integrantes de los pueblos de los alrededores y soldados  que habían huido de Barcelona se sumaran al combate. A partir de aquí,  es difícil saber cuando acaba la historia y comienza la leyenda, pero parece ser que un soldado huído de la guarnición de Barcelona, Isidre Lluçá, vecino de Santpedor (el pueblo de Guardiola,) pidió un tambor y comenzó un redoble que se incrementó por el eco de la montaña. Los franceses temiendo que vinieran refuerzos desde Lérida y ante la bravura de los atacantes huyeron a la desbandada perdiendo 400 hombres y dos cañones. La derrota de los franceses no es leyenda.
Lo que pudo ser una anécdota se convirtió definitivamente en hazaña el 14 de junio. En esa fecha se desplazó a la zona el general francés Joseph Chabran, más experimentado y con mayores fuerzas expedicionarias, pero también fue ampliamente derrotado por los somatenes locales y las fuerzas del ejército regular comandadas por Joan Baget de los tercios de Lérida y Tárrega.
El Bruc se convirtió en un enclave mítico para la Guerra de la Independencia. El gigante francés no era invencible.
En el lugar, posteriormente se colocó una columna conmemorativa con el siguiente texto: " Viajero que pasas por aquí, el francés ha aparecido y, vencedor en todas partes, no ha podido forzar este paso. Los vencedores de Marengo, Austerlitz y Jena fueron vencidos aquí el 6 y 14 de junio de 1808.
Un mes después de los hechos del Bruc el general Castaños conseguía en Bailen la primera gran victoria sobre las tropas imperiales francesas en campo abierto.

Al Bruc y Manresa se sumaron posteriormente otros acontecimientos heroícos en Cataluña: Gerona, Tarragona..., pero a pesar de eso el nacionalismo visualiza este periodo como si no tuviera nada que ver con ellos.
No deja de ser triste que el nacionalismo seleccione el tipo de héroes que le interesa. Utiliza el 1714, incluso manipulando la Historia, para intentar demostrar que hubo una lucha contra España y olvida acciones heroicas porque le es imposible desvincularlas de las acciones que se llevaron a cabo en toda España para recuperar la independencia frente al invasor francés.
Aunque le pese al independentismo. A lo largo de 1808-1814 y en particular en mayo-junio de 1808 se puso de manifiesto ante el mundo que Cataluña y España se comportaban como lo que son: un mismo pueblo.

Bibliografía

1.-Catalunya contra Napoleó. La guerra del Francés 1808-1814. A. Moliner Prada. Pages editors

2.-Otra Historia de Cataluña. Marcelo Capdeferro. Libros Libres.
3.-Historia de Cataluña. Albert Balcells. La esfera de los libros.



lunes, 21 de abril de 2014

Cataluña no es el Véneto, pero se le parece (Revisado Octubre 2017)

En post anteriores he reflexionado sobre las grandes diferencias existentes entre Cataluña y diversas regiones que reclaman la independencia o bien la han conseguido en diferentes circunstancias:  Letonia, Estonia, Quebec, Escocia, Kosovo, Crimea y Eslovenia. En todos ellos,  creo, ha quedado patente la idoneidad del título, Cataluña no es ................ .
 Cuando reflexiono sobre la similitud con el Véneto, me parece adecuado añadir un " pero se le parece". Veamos por qué:

El Véneto y Cataluña son dos regiones situadas en el Nordeste de sus respectivos países, Italia y España. Ambas regiones tienen una renta per cápita superior a la media de su país y ambas tienen un tejido industrial potente y también superior a la media. En ambas el motivo fundamental para pedir la secesión son las teóricas ventajas económicas, aunque en Cataluña se decora más con los rasgos identitarios, la lengua propia y los supuestos agravios históricos.

Un parecido importante es que los Estados a los que pertenecen ambas regiones  dejan muy claro, en sus respectivas Constituciones, la indisoluble unidad del mismo.
En el caso de España la Constitución de 1978 dice en su artículo 2: La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española.
En el caso de Italia la Constitución de 1948 dice en su artículo 5: La República, una e indivisible, reconoce y promoverá las autonomías locales....
En ambos casos,  para conseguir la secesión de una región,  se debería modificar la Constitución y para ello sería  imprescindible que estuviera de acuerdo la mayor parte de la población total. Difícil tarea para los independentistas.

Donde hay clarísimas diferencias entre el Véneto y Cataluña es en la pertenencia histórica al conjunto del Estado.
La historia del Véneto está ligada a la historia de Venecia. La laguna veneciana comenzó a ser poblada más intensamente cuando los habitantes de la tierra firme se trasladaron a las islas huyendo de las distintas invasiones bárbaras. Quedaron bajo la influencia del imperio bizantino.
Fue en el  año 810 cuando se puede afirmar que nace Venecia como república consiguiendo una cierta autonomía frente al imperio bizantino. A lo largo de los siguientes siglos y con la aquiescencia de Constantinopla los venecianos explotaron sus talentos como marinos y comerciantes incrementando su riqueza y conquistando tierras. Tras la cuarta cruzada y el saqueo de Constantinopla, Venecia fue la gran beneficiaria incrementando su poderío y alcanzando su apogeo económico, político y territorial en el siglo XV.
La caída de Constantinopla en manos de los turcos otomanos en 1453 fue un gravísimo acontecimiento para Venecia. Sin embargo el canto del cisne de su esplendor lo supuso el gran esfuerzo empeñado en la batalla de Lepanto en 1571 que, si bien detuvo el avance turco, significó una sangría de dimensiones considerables para la república. Los cambios en las rutas comerciales y las distintas epidemias de peste llevaron a Venecia a la total decadencia en los siglos XVII y XVIII. En 1797 se rinde a Napoleón, quién hace entrega del dominio a Austria. Tras casi 1000 años de poderío la Serenísima República de Venecia  quedó convertida en una simple provincia.
Tras diversas circunstancias prosigue el dominio austriaco hasta que una nueva guerra entre italianos-franceses y prusianos contra austriacos la encuadra en el nuevo Reino de Italia que se está creando.
El Véneto y Venecia pertenecen al reino de Italia desde hace menos de 150 años. ¡Tras 1000 años de Independencia¡

Inútil tarea es encontrar similitudes, en la pertenencia a sus respectivos Estados, de Venecia y Cataluña..
Tras siglos de Historia paralela, los condados catalanes se unen al reino de Aragón en 1162 y éste se integra en la Monarquía Hispanica en 1479 . En 1714 tras la guerra de Sucesión se produce la total unidad administrativa con el resto de España. A lo largo de todos esos siglos se produce una verdadera fusión de identidades. Nunca Cataluña ha sido un Estado independiente más allá de anécdotas históricas

Sin duda el movimiento independentista véneto no tiene la fuerza del catalán. También es cierto que el estado italiano nunca ha concedido la autonomía y la libertad de acción y legislación de la que gozan las regiones españolas.
Llama la atención el simulacro de "derecho a decidir" llevado a cabo en Venecia en marzo de 2014  a través de un referendun para proclamar la independencia. Teóricamente votó el 79% de la población con un 83% de votos afirmativos. Apabullante.
Lo cierto es que un análisis más estricto dice que durante los cuatro días que duró la consulta por internet solo 100.000 personas entraron en la web que la dirigía y que uno de cada 10 "electores" lo hizo desde Santiago de Chile. Esto es  lo que son capaces de hacer los nacionalistas cuando deciden hacer un referéndum para aplicar "el derecho a decidir.

No vamos a hacer mayor chanza sobre los 24 arrestados por planear asaltar la plaza de San marcos, como recuerdo de una "invasión" similar ocurrida en 1997, por que nos preocupa hacia donde puede derivar el independentismo catalán, una vez que sea consciente de la irrealidad de sus delirios.
El 22 de octubre de 2017 se ha celebrado de nuevo un referéndum en el Véneto , pero no ya para conseguir la Independencia, sino para conseguir mayor Autonomía, dentro de la República de Italia.

También se ha unido a este referéndum  la Lombardía.

La situación del Véneto y de Cataluña son muy diferentes, pero en ambas regiones hay políticos que desafían el camino natural de Europa hacia la desaparición de fronteras, para crear nuevas barreras y generar nuevos centros de poder, que permita a la casta política tener más posibilidades de expansión.  Hay ciudadanos que de buena fe caen en las redes. 
Parece que en el Véneto ya se ha entrado en la razón y se desechan las vías secesionistas. Esperemos que el independentismo catalán siga su camino.  La Historia pondrá a cada uno en su sitio. Mientras tanto podemos afirmar que Cataluña no es el Véneto. Pero se le parece.

Bibliografía


1.- Breve Historia de Italia. Harry Hearder. Alianza Editorial

2.- Historia de Italia. Christopher Duggan. Cambridge University Press
3.- La estafa del referendum veneciano. Enric Juliana. La Vanguardia Digital 30/3/2014

sábado, 22 de marzo de 2014

Cataluña no es Crimea

Algunos vimos con sorpresa como desde el Ministerio de Asuntos Exteriores español se afirmaba  que  el paralelismo entre Cataluña y Crimea es absoluto. Es cierto que posteriormente su titular ha matizado ampliamente esas declaraciones. También el representante ruso en la ONU  encontraba paralelismo entre ambos procesos. Algún interés tenía para justificar lo injustificable.
El separatismo catalán en esta ocasión, tras unas primeras vacilaciones, ha recogido velas afirmando que los dos procesos son diferentes. No le han podido sacar provecho. Más bien se han asustado. No se puede descartar,  de todas formas,  que  aparezca algún "iluminado" afirmando que "los crimeos sí tuvieron derecho a decidir"
Lo cierto es que si hay algún punto de unión entre ambos procesos es tan sólo en la ilegalidad formal de ambos. Ahí se acaba todo.

En primer lugar el objetivo de Crimea no ha sido en ningún momento la formación de un estado independiente, sino dejar de formar parte de Ucrania, un Estado débil al que le unen pocas cosas, e incorporarse a Rusia, país en cuyo entorno ha estado adscrito de una u otra forma desde 1783 hasta 1954.
Es precisamente en 1954 cuando se produce un hecho que ruborizaría al más curtido  de los demócratas  e incluso a algunos que nunca lo han sido. Se celebraron ese año los fastos por el trescientos aniversario del tratado de Pereyàslav que para unos simbolizaba la independencia de Ucrania y para otros su sumisión con respecto a Rusia. Lo cierto es que Jrushchov (el del zapatazo en la ONU), como si se tratara de un monarca de la Edad Media,  tuvo a bien regalar la península de Crimea a la República Socialista Soviética de Ucrania dentro de la URSS. Los crimeos dejaron de ser rusos y pasaron a ser ucranianos de la noche a la mañana. Hay quién dice que las grandes cantidades de vodka consumido durante los fastos tuvieron que ver con el evento.

Formalmente la convocatoria de un referendum en Crimea para separarse de Ucrania y entrar en Rusia es ilegal. La comunidad internacional lo ha dejado claro. A la ilegalidad de la convocatoria se han sumado las condiciones extremas en que se ha realizado, con las tropas rusas en las calles (dicen que sin insignias, como si eso cambiara algo) y con un gobierno en Kiev nacido de una revolución y sin un claro respaldo democrático.
Aceptado que es un referendum formalmente ilegal y no aceptable,  debo confesar que entiendo el voto afirmativo de la mayoría  de ciudadanos crimeos. Además del interés por pertenecer a un país con mejores perspectivas económicas y sociales y la peculiar forma de su inclusión en Ucrania , el hecho de que la mayor parte de la población sea de origen ruso es algo determinante. Seguramente la ONU, EEUU o Europa deberían de haber intervenido antes para encontrar una solución y evitar que se llegara a la ilegalidad de los hechos consumados.

Encontrar una similitud con el proceso secesionista de Cataluña es una misión casi imposible. Para encontrar alguna, aunque sea lejana y hablando con ironía , el nacionalismo debería solicitar su inclusión en la República Francesa y celebrarse la consultas con las botas gabachas junto a los colegios electorales. Hay un precedente previo en el siglo XVII (ver mi post "la mutilación de Cataluña") y todo acabó con Cataluña dividida e implorando la ayuda del monarca español o sea de su monarca..

Ironías a parte el fenómeno de Crimea ha servido para demostrar la unánime opinión internacional en contra de la desintegración unilateral de un país. Ni siquiera los crimeos habrían votado por la secesión si no fuera para ser absorbidos por Rusia. La separación per se y la tendencia al aislamiento solo está presente en mentes "iluminadas" que con mayor o menor éxito han existido siempre, aunque ahora tengan mayor resonancia.

Cataluña ha estado dentro del entorno de lo que hoy llamamos España en los últimos XX siglos. Desde hace más de 500 años estamos englobados en la misma monarquía y desde hace 300 años compartimos todos los españoles leyes superponibles. En el caso de Cataluña una consulta por la independencia sería no solo formalmente ilegal, sino que sería también moralmente repudiable, por que Cataluña no se ha construído independientemente de España, sino que la Cataluña actual es una verdadera fusión de identidades que han permitido llevar a la sociedad catalana a una condiciones de bienestar impensable hace unos años. Hay varios post en mi blog que abundan en el tema. El nacionalismo parece empeñado en que ese estado del bienestar desaparezca durante décadas.

Realmente, lo diga quién lo diga, hay razones suficientes para afirmar que Cataluña no es Crimea. Ni mucho menos.

Bibliografía

1.- Historia de la Unión Soviética 1917-1991. Carlos Taibo Alianza Editorial